Dream Multimedia sigue persiguiendo a las imitaciones de sus cajas y acaba de ganar tres juicios en Polonia contra dos empresas y un particular. Las dos empresas, que han sido reconocidas culpables de la venta de receptores DM500 clonados, han sido condenadas al pago de 50.000 y 6.000 euros
respectivamente en concepto de indemnización. El particular implicado ha sido acusado de intentar importar 150 receptores clonados y condenado a costear los costes de destrucción de dichos receptores, que se encuentran en los almacenes de aduanas para garantizar que no salgan al circuito comercial.